lunes, 24 de septiembre de 2007

Pasión de ciberespacio







Fotografía: FRANCISCO PEREIRA Panchoper@gmail.com

Una conexión fortuita los hizo conocerse hace tres días. Ella se ubica en el asteroide B612 y él en el cuadrante 96G de la Galaxia Hetamun. Así aparece en sus fichas de nacimiento ciberespaciales. En el diálogo, hay señales que dejan ver las intenciones, anzuelos punzantes de viso áureo que les hace permanecer en tensión y los atrapa en su ansiedad. Sólo falta saber de que lado está el cordel que hala.

El trato formal en el cruce de palabras intenta marcar una distancia que en los sentimientos no existe, solo incita a una conversación que acentúa su carácter lúdico y libidinoso. Ella, como una Sibila da sentido a los signos, conoce los retos y manipula los mensajes del Oráculo con su verbo y artilugios que pertenecen a los dones de una mujer.

11:05
Fernando: ¿Se ha dado cuenta que esta exquisita conversación tiene más de una hora en el chat?
Helena: ¿En serio? Disculpe, pero boté mi reloj hace mucho tiempo.

11:06
Fernando: Si, y no hay vino ni quesos.
Helena: Ja…ja…ja… tampoco música, pero sí buenos "amigos", palabras y frases...

11:07
Fernando: Es correcto.

11:09
Fernando: Ha pasado dos minutos en silencio ¿Se encuentra aún usted caminando como una Diosa por lo Campos Elíseos?

11:10
Helena: Más bien... por los Campos Digitales.
Fernando: Ja…ja...ja..., pensé que se había marchado.

11:11
Helena: Hummm, dejaría usted qué escapara tan fácilmente?
Fernando: ¡Jamás!

11:12
Helena: Ja…ja...ja...
Fernando: ¿Y cual sería su respuesta a una contrapregunta?
Helena: La curiosidad es muy grande como para marcharme...

11:13
Fernando: ¿Y…, a que se debe su curiosidad?
Helena: Saber cual será la siguiente frase...

11:14
Helena: Déjeme decirle que es usted excelente conversador…, y eso para mi es un tesoro de inmensa valía. Leerle me hace sonrojar.

Arde la mirada en espera de preguntas y respuestas. En la pugna del pensamiento la razón es vencida por la emoción. Los resultados de la batalla dan frutos, argumentos que escribe presuroso, pulsando de manera sutil las teclas como si esa sensación la transmitiera a sus mejillas sofocadas.


11:33
Fernando: Ayer estuve hasta la madrugada pendiente de su entrada en el chat. Hace unas horas encendí la computadora con cierta angustia para ver si había correo suyo?

11:34
Helena: Ja…ja…ja… es un sentimiento mutuo, una angustia encantadora que nos mantiene al filo del teclado, con los ojos casi cerrados, esperando al abrirlos encontrar el nombre del otro reflejado en la pantalla, sé a lo que se refiere.

11:35
Fernando: ¿Le pasa a usted lo mismo?
Helena: Por supuesto, ¡lo que le he descrito es cierto!

11:36
Fernando: Esta experiencia, ¿la vivió usted alguna vez?
Helena: Hummm... no que yo recuerde y mi memoria no falla a largo plazo y a usted?

11:37
Fernando: En lo absoluto, es mi primera vez

11:38
Helena: (me vuelve a sonrojar) Es un honor saberlo y un placer que sea conmigo.
Fernando: Si me viera usted...
Helena: A ver, descríbalo (si quiere) me encantaría saberlo.

Una experiencia inédita. El tan visual no da crédito a lo que acontece. Atrapado durante tres días en la frágil tela de araña hilada por las seductoras palabras que se muestran en la pantalla, idealiza su figura para luego descontextualizarla de su deseo. En la mente escucha su voz. Un ejercicio para valorar sentimientos, sólo participa la conciencia, no hay piel, perfumes, sabor estimulante, ni figura que deslumbre sus ojos.

11:55
Helena: Celebro haberlo conocido, por cada palabra, por cada instante que sin ser ojos nos convertimos en susurros.

11.56
Fernando: Es usted quien me hace ahora sonrojar.
Helena: Deje que mis labios calmen su rubor.

11:57
Fernando: Guárdeme en su corazón, cofre sagrado de objetos predilectos, como me ha dicho.
Helena: Ya tiene habitación señalada.

11:58
Fernando: Gracias, esperaré paciente la invitación para mi hospedaje.

11:59
Helena: O… ¿la llave?
Fernando: Está en sus manos la decisión.

12:01
Helena: Ok…, la recepción manda a decir que puede pasar cuándo quiera a buscarla...
Fernando: Sólo déme la dirección y allí estaré.

12:02
Helena: perfecto...

12:03
Helena: Sólo tiene que seguir el rastro de mis palabras... y llegará directo a su hospedaje.

12:04
Fernando: ¡Así será! Sepa a quien ha de entregar la llave de su cofre y con certeza no hacer daño. Si las pistas son honestas como demuestran sus palabras, caminaré sin armadura por los bosques de su pecho, coronaré montañas, hurgaré en la gruta de sus palabras, saciaré mi sed con el elixir de su manantial y emulando a Hércules, lucharé contra la Hidra de Lerna cortando cabezas de paradigmas. Si siente pasos en su pecho, haga silencio, no dude en dar por cierto que soy yo, muy cerca de su esencia.

12:05
Helena: Me seducen sus palabras.
A mi pesar, ha llegado el momento del intermedio, mis colegas me llaman para ir a almorzar, tengo que retirarme por unos instantes, piense que acá estaré esperándolo para leerlo otra vez.

12:06
Fernando: No se olvide hacer una nueva conexión.

12:07
Helena: No lo olvidaré. Hasta la próxima estrella señor o hasta el siguiente palpitar ante el ansia de encontrarlo otra vez.
Ciao.

12:08
Fernando: Aquí estaré toda la tarde, con mis ojos nerviosos hincados en el blanco resplandor del monitor.
Buen apetito.

Su pecho brioso, profundiza la respiración en cada frase que escribe. El corazón salta con cada respuesta, se acentúa el interés entre palabra y palabra.

Ansiedad por la indefinida espera.

No la ve, no la escucha, la siente.

8 comentarios:

La rusa Joropera dijo...

Increíble!... no habrá desenlace de este maravilloso cruce de delicadas palabras?, ciertamente siendo anónimo se puede crear esta magia. Hermosa la forma de desarrollar la conversación. Delicado... puff has logrado hacerme volar... Gracias!

Pancho dijo...

Muy bueno el desarrollo de la conversación del chat, bastante original e intensa, me ha gustado mogollón... me imagino que un desenlace conociendose no es posible porque rompería toda la magía descrita en el texto.

Estamos Tolkien

Mariale divagando dijo...

Hola!
Vengo del blog de Pancho.

Buen blog!

Catira dijo...

De alguna u otra manera a todos nos embargado esa sensación por alguien en el internet.
Me gustó el intercambio del chat.
Sutil, sugerente y exquisito.
Besos y gracias por tu visita a mi blog.

Waiting for Godot dijo...

Me ha gustado mucho, suena muy real. Un abrazo.

mi despertar dijo...

Muy buen blog

Anónimo dijo...

Fran, excelente blog.
Historias como esta todos la hemos vivido alguna vez, o no?
Sigue deleitandonos con tus historias.
VG

Luis Blunck dijo...

Saludos pancho....
un re encuentro despues de 25 años... carajo... que alegria.
te recuerdo con el grupo... Elizabeth semborain... y muchos otros...una comun amiga del chat que recien e incluido en mi MSN. nos conecta... QUIEN CREO NOS HA INSPIRADO. iracelis chely.... un gran abrazo te saludo con afecto.