lunes, 3 de septiembre de 2007

Comienza a funcionar el telar

Fotografía: Urdimbre y Trama. Estambul. FRANCISCO PEREIRA . panchoper@gmail.com

Hay quienes se les hace sencillo escribir lo que se piensa, plasmar en el papel —ahora más común en la pantalla— las negras palabras que hierven con las imágenes de la mente. ¡Claro!, para quien se ha formado en el ámbito de las letras, periodismo o carreras a fines suele ser pan comido, ese es su oficio, con el lleva a la casa la arepa y los Pampers del carajito. Pero —siempre hay un pero para justificar— no es nada fácil para quien en alto porcentaje es visual y se ha formado a base de proporciones y el manejo del espacio y la estética. Donde la seducción del pliego en blanco es con trazos de grafito y colores, no mediante combinaciones de letras y reglas ortográficas. Más aún cuando lo que ha escrito en su vida son memorias descriptivas de proyectos arquitectónicos, memorandos, presupuestos, informes o lo más fuera de tecnicismo donde ha puesto algo de su imaginación, son los correos electrónicos que por circunstancias iban con poéticas cargas afectivas. Por eso digo, —en lo personal— no es nada fácil.

Un buen día te acarician el ego diciéndote; — ¿Por qué no escribes si lo haces tan bien?, tienes habilidad para eso, ¡inténtalo! — y ante la incredulidad de poder ordenar un cúmulo de palabras coherentes, sientes que realmente tal cumplido es debido al ciego afecto ocasionado por el momento que vives y sus circunstancias, que una realidad. La insistencia del comentario hace efecto en probar lo desconocido, más aún si llevas por dentro esa efervescente inquietud de querer expresar lo que piensa “Kati”, esa mente inquieta, parlanchina, que vive en el creador, en el arquitecto.

Ese es mi caso.

Para dar inicio al Blog voy a reconocer ante los visitantes de este sitio, como dijera Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”. Desde este punto de partida tendré la osadía de acometer la aventura de publicar mis escritos, asumiendo los riesgos, sin embargo, de antemano sé que nada voy a perder, todo lo contrario, la experiencia al final será positiva.

TELAR DE PALABRAS es el espacio para compartir la expresión de mi pensamiento desde las letras. Allí convergerán en la urdimbre ideas, experiencias propias y ajenas, fantasías, sueños, anhelos, frustraciones, alegrías, mentiras, lo que implica la consecuencia de respirar y pensar.

Esta inquietud por escribir la terminó de aflorar el Diplomado en Escritura Creativa que realizara en la Universidad Metropolitana —por concluir el próximo mes de octubre— conjuntamente con el ICREA. Allí profesionales como; José Manuel Peláez, Roberto Echeto, Jorge Portilla y Reynaldo Bello Guerrieri se han dado la tarea de mostrar en un vuelo rasante el ancho y largo camino por recorrer. Por cierto, mi mayor reconocimiento a las instituciones, profesores y excelentes compañeros.

Por las múltiples ocupaciones que no están ligadas a las letras, para mi, mantener un Blog no es nada sencillo y más de esta naturaleza donde la calidad del contenido y la responsabilidad de lo que se cuelga está en cada axón del autor. Lo peor es no hacer nada por temor a equivocarse, no intentarlo. Repito, no es fácil, pero…

¿Quien dijo miedo?

4 comentarios:

Pancho dijo...

Primo bienvenido a la blogsfera, me contenta mucho que escribas este blog, porque estoy seguro que en este Telar se hilaran buenos posts, que sin duda alguna yo disfrutaré leyendo, como de hecho estoy haciendo.

Un muy fuerte abrazo y nos vemos en el espejo...

Tu tocayo

Fco Esteban

MoonWalker dijo...

Saludos desde la luna...

Bienvenido a la blogósfera...

La rusa Joropera dijo...

Ciertamente bienvenido, solo te digo que no importa por que estás aquí y porque quieres hacerlo. Lo deseas y punto aveces no es necesario dar tantas explicaciones, te lo dice alguien que no es de letras, no intenta hacer importantes contenidos,no desea ser escritora, pero tiene necesidad de comunicarse! -simplemente Siéntelo-
En fin enhorabuena por el comienzo que aveces es lo más dificil...
Saludos,
La rusa

olga dijo...

Escribe, escribe, mira, por el lente mira, sin el lente mira, sin lápiz escribe, con lápiz escribe, habla con miradas y con palabras mira, sin palabras habla y teje, teje, que si te destejen, vuelve a tejer, el tejido de tus palabras.
Oly