sábado, 22 de agosto de 2009

El intrépido vengador

Fotografía: Ready for action, de JASPED SCHWARTZ http://www.flickr.com/photos/29089162@N02/3426676726/

Robert era un guerrero de nacimiento, se asía a las tetas de su mamá y luchaba con ellas cuerpo a cuerpo hasta extraerle la última gota de leche. No gateaba, se movía de un lado a otro con el pecho a tierra. De niño no tuvo piedad al meter al conejo de su hermana en el microondas y darle diez minutos de cocción. Una vez en el transporte escolar le dijo a Bartley, su compañero de clase, que pronunciara su nombre con la boca abierta, cuando lo hizo, una mariposa negra le introdujo en ella. Coleccionaba películas de Bruce Willis, Sylvester Stallone, Arnold Scharzenegger, Jason Statham, Jet Li, Dolph Lundgren, Steve Austin y otros duros. Dislocó brazos, varias clavículas y pantorrillas quebró jugando futbol americano en la liga universitaria. Días después del ataque a las Torres Gemelas en New York, se ofreció como voluntario a la Armada para cortarle el cuello a Osama Bin Laden. A los ocho meses retornó a casa con su impecable uniforme y un esparadrapo en la cabeza, en muletas, sin una pierna, el ojo derecho vaciado, cuatro dientes menos, siete heridas de bala en el cuerpo y una cicatriz desde la oreja hasta la garganta.

La madre lo abrazó y le dijo:

― ¡Hijo, que te han hecho!

―Háblame fuerte por el oído derecho que por el izquierdo no te escucho ―le dijo con voz gangosa.

― ¿Cómo te sientes?

A lo que respondió.

―Este trabajo me tiene molido.

5 comentarios:

Nora dijo...

Ayyy por favor Francisco!!! jajajajaja. Es que un defecto màs en este hombre y de verdad se muere!!! jajajajaj...Humor negro? Una realidad escalofriante de personas con es sed de matar? creo que de todo un poco.

Un abrazo! ;0)

Rodrigo dijo...

Vamos...quiero reirme al final de la hisotria pero no estoy seguro de que sea correcto je.....como siempre un gusto volverte a leer,
saludos.

Michele Vidal dijo...

Debo suponer que te inspiraste en los "soldados" de ayer?

Te felicito! Yo todavía no proceso mi rabia o mi frustración, así que no he podido hilar dos palabras aunque tenga miles revoloteando en mi cabeza.

Besos,

ASPASIA dijo...

jejejeje.. es inevitable que la risa se escape al final... muy buen relato

mariadelccanto dijo...

el trabajo de héroe siempre es demasiado duro, y el de anti heroe... tambien!!!
c'est la vie!