lunes, 21 de julio de 2008

Reclamo nocturno

Fotografía: Sin palabras. photographer padawan http://www.flickr.com/photos/7933170@N03/577879590/

Tengo siempre pesadillas cuando ceno arepas de chicharrón rellenas de caraotas y aguacate, pesadillas como la de anoche, en la que me veía caminando por el Cementerio General del Sur, entre escombros y maleza, inmerso en la oscuridad, a golpe de martillos y cinceles, caminando detrás de mí un verdadero espanto, uniformado con chaqueta azul oscura de botones dorados, el propio General Joaquín Crespo, a quien le faltaba una pierna y cuyo sable le servía de bastón, se acariciaba la barba con una carcajada sardónica, mostrándome su lengua negra y babosa, señalándome luego a María Francia, la joven que lleva la falda por las pantorrillas, llena de encajes que son girones, muy sucia ella, el cuello con medallas de graduación, los libros sujetados bajo la axila, y yo que me escondo tras un sarcófago de mármol, para ver salir de entre una lápida, falto de costillas, a Don Bonifacio Flores, primer muerto enterrado en este cementerio, quien llama a los otros dos para que me rodeen, me cerquen, todos con sus caras huesudas, descarnadas, y sobre todas las impresiones el frío que se acentúa, el viento ululante que trae voces, las voces de los que ahora maldicen a los sepultureros, a los que profanan sus tumbas, a los que venden sus huesos para hacer brujería, y el miedo va creciendo mientras recuerdo películas de Drácula, elevo mi crucifijo para alejar todo mal y evoco nubes densas entre las que aparece Ultraman, de pronto bajo la estocada letal del General, quien lo deja inconsciente, el bombillo rojo tembloroso, tendido sobre el panteón de los Ibarra, espantos revueltos que no concilian el sueño de los muertos.

Me di vuelta, mientras cubría mi cara con las manos, y grité: ¡Me robaron los dientes! Me hincaban un palo en el costado, que en verdad era el codo agudo de Amalia, mi mujer, amanecida con un aliento de basurero: ¡Coño Miguel, no jodas, párate y tómate un Alka-Seltzer!

13 comentarios:

Lena dijo...

JAJAJAJAJAJA!

Cualquiera de las tres cosas:

-chicharrón

-caraotas

-aguacate

por sí solas son una bomba...cenar cualquiera de ellas es un acto arriesgado ya no quier ni imaginarlas mezcladas....

Lástima que no me gusten ni solas ni revueltas porque me habiera gustado poder invocar/provocar un sueño así!!!

jajajaja

Un beso, Fran!

Carlota dijo...

Mira que me gustan las arepas, pero hijo, visto lo visto, te recomendaría abstención total... o si no, para comer, en vez de para cenar. Yo soy tu mujer y te tengo a pan y agua un mes :P. Un beso ;)

mi despertar dijo...

Buenísimo como siempre te dejo abrazos alados

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Siempre vale la pena esperar por un buen cuento.

En cuanto a los compañeros de cama, el mío ronca en cinco estilos y gracias a él sueño las pesadillas más variadas: con leñadores, rugidos de osos, leones y trenes que están a punto de pasar encima mío. Al despertar termino comprobando que son solo sus ronquidos.

Un abrazo desde Bolivia.

ASPASIA dijo...

jeje está bueno.. pero me quedó una duda.. el primer párrafo es un ejercicio sobre el uso de la coma?

Mitchele Vidal dijo...

¡Qué bueno Paco! Ritmo trepidante sin tiempo para respirar. Con esa mezcla, no digo yo pesadillas: espantos en 4D es lo mínimo!

Un beso!

Mariángel dijo...

Sigue comiendo Arepas bombas.... jajajajajajajaa

Muy bueno tu cuento!!! es màs hasta parecìa el video de Thriler, espero no te ofenda.. Pero ese video cada vez quelo veo me quedo perpleja! ;)

Rodrigo dijo...

jajaja, que tu mujer debe odiar el chicharrón, las caraotas (ni idea de lo que es) y el aguacate je

como siempre muy bueno, un abrazo

Aurora Pinto dijo...

Ja, ja, ja, excelente relato y sin duda, sólo puede haber sucedido en el Cementerio General del Sur... tremenda escenografía...

Un abrazo,
Aurora

Waiting for Godot dijo...

Jajajajaja!

Buenísimo, es que de pana, comer eso antes de ir a dormir! Es un riesgo! ;) Besos.

victor Rocco dijo...

Hola, mmmmmmmm la verdad no se que son las arepas, pero me gusto enredarme en esta telaraña, chao saludos desde chile.

Anónimo dijo...

Cuando tenga deseos de morir comere arepa de chicharron con aguacate y caraotas y me ire a pie directo al cementerio sin pasar por go ni cobrar 200.

Anónimo dijo...

Uno de los mejores