domingo, 3 de febrero de 2008

Soledad, deseo y seducción rubí

Fotografía: Vino Wine. BEATRIZ ORDUÑA
Impasible y fría está la noche

En la penumbra palpita un vaho floral, dulce, común

De las paredes, confidentes, emana una melodía acompañada por Lavoe

“Ha terminado otro capítulo en mi vida,
la mujer que amaba,
hoy se me fue esperando noche y día
y no se decide a volver.”

Unos pechos salvajes, sórdidos, lisonjean sus pupilas

Entre en sus dedos arden los recuerdos entorchados, inhala profundo uno a uno.

Sogas gruesas de humo amordazan la esperanza

A su lado la compañera, soledad

Al encuentro, Merlot llegó seductor a compartir el ahora

Aspiró lento, profundo

Escaldado notó su presencia

—De nuevo somos tres, tres, tres… que número tan desgraciado — pensó

Su buqué y solferino color la seduce

Obsequiosa acepta su presencia

Sin disimulo coquetean

No hay sitio para más de dos

Les florece el brillo que provee el deseo y con desdeño se marchan, sin escrúpulo

Ha vuelto a quedar solo

Cabeza gacha, índice y pulgar estriban los pensamientos

Levantó la mirada, chasqueó los dedos, y con lasitud dijo:

— ¡Camarero, una botella de vino, por favor!

11 comentarios:

beatrizor dijo...

Gracias por elegir la fotografía.
Es un honor, por cierto, me ha encantado la poesía.

Angie Sandino dijo...

Entre vinos se tejen tantos amores... que hermosa la foto y que bien se acompaña con el poema.. asi como un buen vino!

Besos!

mi despertar dijo...

bella imagen,buenas tus palabras,

besos y vino para vos

Pancho dijo...

Muy hermoso como un buen vino es intenso y el aroma complejo, la persistencia en boca deja un grato recuerdo...

Un fuerte abrazo primo y estamos tolkien.

Mitchele Vidal dijo...

Bello texto, triste inspiración.

La fotografía me sugiere dos cosas: copa de tinto sobre fondo beige, y par de piernas abiertas, sexo de mujer sublimado en trazos gráficos.

Me pregunto, ¿pecaré de ingenua si lo digo porque todos los vieron? o ¿será sólo producto de mi mente febril?

Francisco Pereira dijo...

BEATRIZ:
El honor es mio, que me permitieras publicar tu maravillosa fotografía.

ANGIE
El vino es buen compañero para todo ; con la alegría , con la tristeza, con el amor, el despecho, para escribir...

MUCHA
Gracias por tu comentario

PANCHO
Un buien vino es como un grato recuerdo, y más s
i los juntas...

MITCH.
Nada de febril. Eso es lo hermoso y grande de esta fotografía, su doble connotación. Es vino y es sexo, es foto y es dibujo. realmente es una maravilla. Por eso la seleccioné entre muchas para ilustrar el relato.
Y lo de ingenuidad... hummmm... lo dejamos para otro relato.. jejeje.

Luisa Elena Sucre dijo...

Impactante poema sobre la soledad, el número 3 y el vino… acompañado de una imagen que pareciera haber sido creada para estos versos. Di-vino…

Gracias Pancho por esta nueva tela, seda pura, color vino tinto.

kiri-dido dijo...

Muy bonito post Pancho. Y tienes razón...con una buena copa de vino las cosas se ven de otra manera:-)

IMAGINA dijo...

¿Tres?
El peor número para una pareja.
Yo me ahogaría en vino.

RosaMaría dijo...

El número 3 no es tan malo y menos si el tercero es el vino que se hace provocativo y por tanto lleva al éxtasis. Intensa tu poesía como el buen vino y el buen amor.
Gracias por visitarme siempre.

Rodrigo dijo...

Tan bueno como el mejor de los vinos jaja, excelente escrito de comienzo a final