martes, 6 de octubre de 2009

Astilla de otro palo



Una tarde cuando llegaba de la filmación de Jurasic Park 4, Tyrannosaurus Rex vio salir a su hijo Barney agarrado de la mano con Tinky Winky, comprendió que los rumores eran una realidad.

3 comentarios:

Naida dijo...

Jajajajaja
Me has hecho reír. Me encanta el título.
La decepción del padre... parece que ni por estar en Hollywood se le ha abierto la mente... hay que comprender que se quedó en la época de las cavernas.

Michele Vidal dijo...

Ja,jajaja, te pasaste!
Macho que se respete no se viste de morado aunque sea dinosaurio...

Naida dijo...

Hola Francisco.
Estoy haciendo unas tertulias literarias en mi casa y la semana que viene quiero discutir algunos cuentos tuyos además de los de otros blogueros y quería pedirte permiso para poner las reflexiones en mi página web. Por favor métete y escríbeme un correo cuando puedas para avisarme.
http://www.naidasaavedra.com/el_umbral.html
Gracias y un abrazo.