sábado, 8 de noviembre de 2008

Epitaphĭus

Fotografía: Whats the buzz ? AUSSIEGALL. http://www.flickr.com/photos/aussiegall/1364664037/

Tarde comprendió que el hilo de palabras ofrecidas por Ariadna era el camino para encontrarse. Sin tiempo para abjurar, perdido en su laberinto, con gotas rojas de pesar diluidas en lágrimas, escribió:

Aquí sólo yace el envase. El contenido; mi alma, se encuentra en la policromía del amanecer. En el frágil rocío, el trinar de los Cristofué y el jolgorio disonante de las Guacharacas. En el viento céfiro que mima los jazmines y se impregna de fragancia. En cada abeja que hurga los estambres. En el vaivén de las olas del mar y sus níveos encajes que liba la arena. En los acordes y arpegios de un piano, una guitarra, un violín. En el sabor del mango y el amarillo enfurecido del araguaney. En la sonrisa cándida de un niño. En los aromas del café recién colado, del tabaco en una pipa, de las volutas del incienso. En la soledad de un camino. En la oscuridad infinita de la luna nueva. En la penumbra que rila a luz de velas. En las riveras dóciles del Capanaparo. Allí estoy.

4 comentarios:

Ileana Hernández G. dijo...

Más que un epitafio , me pareció un poema de esperanza. Con esas bellas imagenes que mezclan amaneceres, pájaros en canto y flores, aunado a los dulzores de las frutas , quisiera que alguna vez en alguna tumba leyera algo tan hermoso. Pancho te mejoras con la musa cada día. Felicitaciones¡

Oly Fuchs dijo...

Me gustó mucho Pancho, qué tejido de imágenes. ¿Qué pasó con el cuento de las yeguas putas de Hércules? Esa idea es buena.
Un beso,
Olga Fuchs

Mitchele Vidal dijo...

Hermoso. Me parece que ir tan lejos te trajo muy cerca.

Yurena Guillén dijo...

Hola Francisco;
Muchas gracias por la visita y por el comentario. Espero volver a pasar otro día por tu blog con algo más de tiempo.
Saludos